Análisis – Endless Legend: Symbiosis

Análisis PC

Poco más de 4 años han pasado desde la salida del Endless Legend original y es a comienzos de 2019 cuando Amplitude Studios ha publicado el que será el último DLC, aumentando el contenido con una nueva raza jugable (los Mykara) y unas nuevas criaturas gigantes (Los Urkan) que supondrán un nuevo modificador para las partidas.

Heredando Ideas

Amplitude ha conseguido que Endless Legend se haya hecho un hueco por méritos propios entre los seguidores de un género donde no abundan los títulos y donde cualquier aspirante es analizado con lupa. Esto ha sigo conseguido gracias a que han heredado ideas de un peso pesado de los 4X como Civilization, dando su toque artístico llamativo y bello y sobretodo, desarrollándose en el universo original, extenso y único de los Eternos, estrenado con Endless Space.

Un último turno más

endless legend 2

Aunque el juego pueda parecer sencillo en el comienzo, y complejo según se avanza en la partida, volvemos a luchar en Áuriga una última vez. Es por ello que entra en juego la nueva raza. Los Mykara usan la producción de comida para crear «brotes fúngicos» que enmarañan las ruinas o ciudades de facciones (esta es la manera que tienen para controlarlas) que están desperdigadas por Auriga, así como los extractores de recursos, los cuales no tienen que estar dentro del territorio.

Cada ruina enmarañada necesita más comida que la anterior, por lo que no nos será tan sencilla la expansión y tendremos que ir planificándola detenidamente ya que sin este recurso, la población no disminuye el ritmo de crecimiento. Estas ruinas nos darán bonificaciones para la ciudad y funcionarán de vigías permitiéndonos saber qué unidades enemigas rondan la zona así como de túneles para un desplazamiento rápido, ya que los Mykara no pueden crear nuevas ciudades, todo está centrado en la capital.

endless legend 3

Siguen presentes los eclipses de polvo, que aparecieron en el anterior DLC «Inferno« y los cuales se usan de potenciador de habilidades para esta facción y nos permitirán terminar la construcción del brote a cambio de una cantidad de polvo.

Esta nueva raza tiene su nemesis u oponentes a derrotar. Su lucha principal es contra los magos, los cuales los han diezmado de tal manera que sólo queda 1 individuo que únicamente busca venganza, y es el hilo conductor de la trama para seguir las misiones.

Nuevas Criaturas

Con este DLC además se han introducido nuevas criaturas colosales, los Urkans, los cuales están enterrados bajo tierra y aparecen cada determinado tiempo. Una de nuestras tareas será dominarlas para que nos ayuden en nuestra misión por lo que se convierten en objetivos principales del resto de facciones. Una vez domesticadas, ya sea por la fuerza u ofreciendo el recurso que pidan, añadirán la zona donde se encuentren a nuestro dominio pudiendo moverlos por el mapa.

Como en anteriores ocasiones, la pantalla de tecnologías sigue siendo extensa y acceder a las habilidades sigue sólo el orden de era tecnológica, una vez descubierta la era, puedes desarrollar lo que nos sea conveniente. Esto nos será útil en los combates que, como es normal en la saga, cambian el plano del mapa a uno más detallado del campo de batalla, donde entran modificadores de terreno en acción para beneficiar o penalizar dependiendo de dónde se encuentre la unidad.

Manteniendo el estilo de 2014

No han cambiado, ni en estilo ni en belleza. Si que es cierto que los modelos de las unidades se ven un tanto desfasados en distancias cortas (recordemos que es un juego de 2014) pero resultan efectistas y cumplen la función de representar las unidades sin lastrar el framerate en el lategame, cuando hay gran carga de las mismas.

Aunque si nos fijamos en su rendimiento si que he notado un cambio algo a peor entre el anterior DLC, Inferno, y este. Tengo como costumbre utilizar las opciones aleatorias siempre que juego un 4X para la generación del mapa y de las diferentes variables. En esta partida si he notado un aumento de ejércitos itinerantes de facciones menores, no se si provocado por alguna mezcla de opciones ya, posteriormente, revisé las mismas sin encontrar la opción para controlar su número ni encontrar diferencia al comenzar otra partida. Que haya tantas unidades, lastra el cambio de turno ya que tiene la máquina que calcular movimientos para todos esos ejércitos que están en continuo movimiento. Este tiempo entre turnos se ve acrecentado en los cambios de estación y en menor medida en los eclipses, dos situaciones que varían la cantidad de recursos cosechados.

Y por último cabe mencionar que de nuevo en Endless Legend: Symbiosis, vamos a tener un tema nuevo asociado a la facción, compuesto por el artista francés FlyByNo, así como tenemos temas originales y otros que fueron ampliados con el DLC Echoes of Auriga.