Análisis – Langrisser I & II

Análisis PS4 SWITCH
7.5

Notable

La semana que viene nos llega a Nintendo Switch, PC y PlayStation 4 lo último en remakes de clásicos RPGs. En esta ocasión se trata de una recopilación de RPGs de estrategia: Langrisser I & II, de manos de NIS America títulos que salieron en 1991 y 1994 respectivamente. Volvemos de nuevo a las andadas con otro título de combates en tablero donde se enfrentarán las fuerzas del bien contra las del mal.

Reviviendo los clásicos

Como ya habéis leído, los juegos originales salieron hace bastante tiempo por lo que, en cuanto a historia, no vamos a poder exigir mucho. Seguramente pensaréis entonces que la historia parte de los clichés típicos de la lucha contra el bien y el mal o el cómo la humanidad debe hacer frente a hordas de monstruos. Y en parte no será del todo así ya que nuestra historia empieza con conflictos políticos entre reinos, guerras que se tratan de evitar y personajes que dudarán de parte de quien están en este enfrentamiento de fantasía medieval.

No vamos a definir el comienzo de la historia de ninguno de los títulos para que cada uno vaya conociendo a los personajes paulatinamente. Necesitareis un nivel correcto de ingles para entender la historia, aunque no llega a usar palabras fuera de lo normal en el género de la fantasía. Es difícil resumir de una manera eficaz la evolución de la historia ya que disponemos de muchos finales alternativos. Personajes que cambian de bando, nuevos personajes que vemos con más profundidad, sucesos que cambian. Todo esto será nuestra tarea para ver la repercusión de decisiones que está en nuestras manos para determinar el futuro de los personajes (aunque siempre podremos volver atrás si vemos que no nos ha convencido algo).

Personalizando a nuestros héroes

Nada mas comenzar el juego, la Diosa nos preguntará ciertas cuestiones que hará que los parámetros del protagonista varíen. A pesar de que la dificultad del juego no es nada elevada, nuestras decisiones nos permitirán un comienzo algo más aliviado. Por ejemplo, podemos empezar con más dinero, ciertos objetos y CP (puntos necesarios para subir las profesiones).

Si queréis una saga a la que echarle horas estáis de suerte y es que la primera entrega tiene 20 episodios y la segunda 21. Cada uno de estos títulos se divide en 3 partes: la gestión de los personajes/objetos/progreso en la historia, la parte de historia, y la propia batalla correspondiente al capítulo.

En la gestión de personajes podremos equiparles objetos, revisar los hechizos que tienen, entre otras cosas, pero ahora viene lo más interesante. El árbol de clases nos permite cambiar el “perfil” de los personajes, haciendo que se potencien ciertos parámetros y obteniendo diferentes habilidades pasivas y hechizos. Cada personaje tiene su propio árbol (aunque como es normal, muchas de las clases son comunes entre ellos).

Este sistema no se llega a explotar mucho, y a la hora de la verdad (al menos la primera vez que nos lo pasemos) no importa demasiado hacia qué rama del árbol tiremos. A pesar de eso, es bastante recomendable que vuestra primera vez, elijáis clases que vayan a caballo u otro animal para tener más rango de movimiento. Con esta experiencia adquirida le sacaréis mucho más partido al juego y seguro que disfrutáis con las nuevas elecciones.

En la tienda tenemos a nuestra disposición equipación nueva para comprar cada capítulo (o en casi todos). Si queremos ver cómo vamos en las rutas del juego solo tenemos que entrar en ‘Story Tree’. Aquí están dispuestas las diferentes rutas que se toman en los capítulos. Una vez los pasemos veremos claramente cuál era el requisito para cambiar de ruta. De esta manera, podemos elegir cómo continuar la historia sin necesidad de empezar el juego de nuevo, ya que podremos volver sin perder los avances de nivel.

Avanzando en la historia

Una vez partamos hacia el siguiente episodio veremos, en forma de novela visual, conversaciones entre los personajes que nos permiten saber el contexto de nuestro siguiente enfrentamiento. A su vez, durante las batallas, habrá ciertos momentos en los que nuestras unidades conversarán entren ellas.

Y llegamos a lo interesante, los combates. Antes de empezarlos tenemos que organizar mínimamente el campo de batalla, pudiendo elegir donde situar a cada comandante. Y es que estas entregas no solo jugaran con personajes con nombre y apellido, sino que tendremos que contratar a nuestra trupe (soldados, caballeros, etc… genéricos) en cada batalla. Podemos elegir qué tipo de unidad y cuanta cantidad (el límite vendrá marcado por nuestra clase actual). En el campo de batalla podemos mandarle órdenes individuales para, por ejemplo, recoger un objeto del escenario o para terminar de rematar a cierto enemigo.

La experiencia ganada por las unidades “de campo” se irá a su respectivo comandante. Solo recibiremos experiencia en la unidad que mate a un enemigo, por lo que cuidado con quienes participan en batalla si esperas entrenarlos. Una cosa que me ha sorprendido es que puedes entrenar fácilmente a los magos (o cualquiera que pueda hacer algún hechizo) si en cada turno lanzas hechizos no dañinos. Es importante recalcar este hecho ya que, para mi al menos, no tenía lógica que lanzar fuego no me diera experiencia, pero si curar.

Para describir las acciones disponibles en el combate seremos bastante escuetos. Mover y atacar. También podemos realizar hechizos, pero estos deben realizarse sin la posibilidad de movernos previamente. Dicho de otra manera, si quieres lanzar un hechizo a un enemigo lejano, tienes primero que acercarte y esperar un turno. (Y si no te mata antes) Podrás lanzarlo luego. Al principio pueden chocar ciertas mecánicas del combate, pero una vez acostumbrados, no tardaremos en dominarlo. Esto hará que sea un paseo por el campo el avance por el juego.

Descubriendo nuevos finales

Aquellos jugadores que les guste rejugar sus títulos favoritos están de suerte. Langrisser tiene un montón de finales (o versiones alternativas) y su secuela aun más. Por tanto, cada partida será diferente.

Antes mencioné que la dificultad del juego no es que sea lo más desafiante que exista. Aunque tengamos que pasar previamente por una partida entera para desbloquearlo, el juego nos ofrece una dificultad adicional al cargar la partida ya completada. Tenemos la posibilidad de empezar con nuestros objetos, niveles etcétera en el mismo nivel de dificultad básico, o empezar en el nuevo ‘Challenge Mode’ (con elección de llevar estos avances o no).

¿Remake a la altura?

Si una cosa agradezco enormemente en los remakes es poder jugar (en mayor o menor medida) con elementos del juego original. En este caso, se queda a medias. Tenemos la posibilidad de cambiar los retratos de los personajes y los fondos a su estado original, pero los sprites en batalla quedan siempre con esta estética nueva. Todo esto ha creado una mezcla un tanto confusa que, a pesar de que configurarlo todo lo más retro que nos permiten, no termina de combinar. Si ya has jugado a los originales, quizás es un buen momento de jugar con todos los elementos del remake, aunque eso haga que pierda su magia. Imagino que con el lanzamiento de Langrisser en móviles han aprovechado dichos materiales para crear este remake.

Aunque este remake ha salido en varias plataformas, nosotros hemos tenido la oportunidad de jugar su versión en Nintendo Switch. No ha habido ningún problema de rendimiento en su ejecución y tampoco cierres inesperados. Lo único más llamativo son los excesivos tiempos de carga desde que pones el juego hasta que llegas por fin a tu partida.

En cuanto al apartado sonoro decir que tenemos doblaje en japonés y podemos cambiar a la música original. Esto último lo veo muy necesario ya que los remakes de los temas se vuelven demasiado machacantes y cansinos (aunque los originales tenían lo suyo también).

Positivo

  • Por fin llega de manera oficial esta colección a nuestro territorio.
  • Podemos utilizar parte del arte original, así como la música.
  • ¡Cantidad de finales para aburrir!

Negativo

  • Ejecutar el juego (al menos en Nintendo Switch) puede desesperar por su elevado tiempo de carga.
  • No nos ha llegado con textos en castellano.
  • Se echa de menos la posibilidad de volver los sprites y otros menús al estilo retro original.

Resumen

Langrisser I & II vuelve a la generación actual con un remake que se queda a medias. Aunque no nos sorprenda, nos llega en inglés, aunque tampoco se necesita un elevado nivel. Con este par de títulos en uno, disponemos de decenas de horas, si nuestro objetivo es descubrir los numerosos finales que poseen ambos títulos. Tenemos a nuestra disposición algunas opciones, para disfrutar de ciertos apartados como el juego en su época, o poder disfrutarlo con todo rehecho. Queda a vuestra elección.

7.5

Notable