Análisis – Mad Rat Dead

Análisis PS4 SWITCH
8.5

Notable

Este ha sido uno de los títulos que menos esperaba este año pero que ha acabado convirtiéndose en uno de los más divertidos que he probado. Se trata de Mad Rat Dead, un juego de plataformas que para poder superar los obstáculos tenemos que seguir el ritmo de la música. El juego está disponible desde el pasado 30 de octubre para PlayStation 4 y Nintendo Switch por lo que si queréis haceros con él os animo a que sigáis leyendo.

¡Vendetta!

Las decisiones que tomamos como humanos pueden afectar también a diversos seres vivos y esto es lo que ocurre con nuestro protagonista Mad Rat. Una rata de laboratorio que murió y que tiene la oportunidad de revivir su último día para lograr su sueño. Un sueño que no le traerá nada bueno, ya que querer vengarse del humano que experimentó con ella, llevará esta pequeña rata a sitios de los más diversos.

A priori la historia de Mad Rat Dead, parece simple, pero a medida que vamos avanzando en la historia veremos como es un poco más profunda. Pensaba que la historia iba a ser algo más secundario en este juego, pero tal como está narrada hace que acabes cogiendo cariño al personaje y sufriendo con algunos sucesos. Por ejemplo, en ocasiones vamos a tener la oportunidad de tomar decisiones que, para bien o para mal, influirán en los trofeos que tiene el juego. No os vamos a contar nada más sobre la historia salvo que para disfrutarla vais a tener que saber inglés, no es muy complicado de entender, pero como siempre decimos algunas nociones o un traductor cerca puede ser necesario.

Siguiendo el ritmo

Lo que caracteriza a este juego es su peculiar sistema de juego que combina a las plataformas y a la vez la música. Para hacer que Mad Rat avance tenemos que pulsar el botón que corresponda mientras seguimos el ritmo de la canción que corresponda al nivel que nos encontramos. Tenemos diversos botones a nuestra disposición con los que podemos superar los obstáculos como atravesar precipicios con dash o saltar entre paredes con el botón de salto.

Es importante prestar atención al escenario, pero también a la interfaz del mismo ya que tenemos un medidor en la parte inferior para ayudarnos a seguir la música, así como un contador descendente en la parte izquierda que nos indica el tiempo que nos queda para completar el nivel. Así que si, habéis leído bien, si no fuera suficiente con no liarla pulsando botones también tenemos que hacerlo lo más rápido posible.

No siempre tenemos que ir al ritmo por lo que podemos simplemente avanzar usando la cruceta o incluso estar quietos para evaluar la situación. Si os recomendaríamos que pulsarais siempre algún botón ya que cuanto mayor sea nuestro combo de notas mejor será la puntuación final de la fase (pica bastante intentar sacar todas las fases en S+). Y si notáis que no estáis pulsando cuando se debe entonces lo mejor es que vayáis a calibrar.

La música que tenemos en el juego es muy variada por lo que no nos vamos a cansar de ella aunque sí que habrá algunas que os gusten más que otras. La mayoría de estas no tienen un ritmo constante y pueden pasar de lo más frenético a lo más tranquilo provocando este cambio, si no tenemos cuidado, la muerte de Mad Rat. La muerte no significa el fin en este juego y es que no estamos destinados a morir en ese momento. Al no ser el fin podemos echar hacia atrás el tiempo (de forma limitada) hasta el momento que creamos más oportuno. El problema está en que retroceder el tiempo no hace retroceder también el temporizador del nivel por lo que morir mucho puede implicar que este se agote y tener que repetir la fase desde su inicio.

Además de las fases normales también vamos a tener que enfrentarnos a diversos jefes en el juego. Ha sido la parte que menos nos ha gustado del juego, ya que además de cortar un poco el ritmo nos han resultado más complicados estos niveles que los normales. Requieren por lo general bastante precisión y prestar mucha atención. Si buscas pasarlos con la máxima puntuación es bastante probable que tengas que repetirlo muchas veces hasta aprenderte el patrón de movimiento.

Buscando el reto

Además del modo de juego normal, Mad Rat Dead nos ofrece la posibilidad de repetir los niveles que hayamos completado tanto en dificultad normal como en difícil. Podemos repetirlos con la canción original como con la canción que prefiramos. Esto en parte es bueno, aunque puede jugarnos una mala pasada a causa del ritmo y hacernos fallar más.

Si aun así buscamos como sacarle más partido al juego y más retos para eso tenemos los trofeos del juego. La mayoría se consiguen por la historia, pero otros requerirán hacer ciertas acciones como perder un nivel o conseguir S+ en todos los niveles tanto en normal como en difícil.

Estilo bastante cartoon

Visualmente este juego es bastante peculiar con escenarios muy variados, con una estética cartoon y colores por lo general bastante vivos. Tiene también un buen diseño de niveles ya que en todo momento sabes cuál es el camino a seguir. También se agradece que tanto en la interfaz y el escenario no haya demasiados elementos, además de poder disfrutar del arte, ayuda a que no te distraigas (hay juegos que luego no sabes a dónde mirar).

A nivel jugable, aunque no hemos sufrido fallos graves, si que hemos notado algunos defectos sobre todo cuando tenemos que atacar a enemigos voladores. Estos en ocasiones son opcionales de matar, pero en los últimos niveles serán un requisito matarlos si queremos superar las zonas. Ha sido bastante frustrante ya que acabamos muriendo mucho y casi siempre se basaba en ensayo y error. A pesar de las horas que le hemos echado aun no somos capaces de encontrar el punto exacto en el que el juego decide activar que se puede atacar a un enemigo.

Otro fallo que hemos encontrado en Mad Rat Dead ha sido en dos de sus jefes que al cambiar el contenido del escenario daba la sensación de que el juego se había quedado pillado. Al final se acaba recuperando, pero la sensación de angustia por tener que empezar de nuevo la fase no te la quita nadie.

Resumen

Mad Rat Dead es un juego de plataformas bastante adictivo y divertido en el que vamos a controlar a una rata que busca cumplir su sed de venganza. Tiene algunos fallos, que creo que se pueden pulir en alguna actualización, pero que igualmente nos va a ofrecer bastantes horas de juego que pueden aumentar gracias a su rejugabilidad ya sea para conseguir la máxima puntuación o porque quieras completar el nivel en otra dificultad o con otra canción que te guste. Estas canciones, aunque no son muchas, son bastante variadas y por lo general se nos pegarán y no será raro que acabemos tarareando alguna.

8.5

Notable

X