Análisis – Max: The Curse of Brotherhood

Análisis PC PS4 SWITCH XBOX 360 XBOX ONE
7

Notable

Aunque ya han pasado unos cuantos años desde la salida de Max: The Curse of Brotherhood para Xbox 360, y el resto de plataformas a las que ha llegado, ahora lo tenemos desde hace poco para Nintendo Switch. Esta versión del juego ha sido desarrollada por Stage Clear Studios y es la secuela del juego que salió en 2010 llamado Max & the Magic Marker.

Cuidado con lo que deseas

La historia nos va a poner en la piel de Max, un chico que llega a casa después del colegio y encuentra a su hermano pequeño Felix jugando en su habitación. Debido a esto nuestro protagonista busca en Internet como deshacerse de su hermano y es entonces cuando encuentra un hechizo que hace que aparezca un portal que acaba llevándose a su hermano. Tras esto, y aunque quería deshacerse de él, corre a través de este portal para intentar rescatar a Felix.

En este mundo, bastante peculiar y lleno de peligros, conoceremos a una anciana que nos guiará a lo largo de nuestra aventura así como al enemigo el doctor Mustacho. La historia, aunque es mínima y en mi caso me habría gustado que se profundizara más, se compone de siete capítulos divididos en sub-capítulos en los que poco a poco nos van a ir introduciendo «nuevas» mecánicas en su jugabilidad.

¡Cuidado que te pinto!

Estamos ante un plataformas con puzles en 2.5D con mecánicas sencillas. Aunque esto sea sencillo no quita que en algunas ocasiones podamos atascarnos ya sea por caernos demasiado o porque no veamos como resolver un puzle en concreto. Para hacernos el juego más interesante, en lo que respecta en la dificultad, tenemos algunos objetos ocultos coleccionables como los fragmentos del amuleto de la anciana y los ojos malignos. La localización de ambos es oculta y en alguna ocasión bastante difíciles de conseguir.

Si en algún nivel os habéis dejado algo no hay ningún problema ya que podemos repetir los niveles en cualquier momento. Además, que en este selector nos indican cuántos ojos nos han quedado por destruir y si hemos encontrado o no la pieza secreta.

Entre las acciones que puede realizar nuestro protagonista Max tenemos las típicas como correr y saltar y también tenemos un rotulador mágico que nos permite modificar el terreno para ayudarnos a superar algunas zonas. Y, a medida que vamos avanzando, se van desbloqueando nuevos poderes para nuestro rotulador. Por ejemplo, el color amarillos nos permite generar una liana y el color azul nos permite manipular el agua.

Para usar el rotulador podemos o usar la pantalla táctil de la consola o usando los Joy-Con. Si pulsamos ZR + A podemos pintar y dar forma y si nos hemos equivocado podemos borrar lo que hemos hecho pulsando ZR + Y. Quizás podéis pensar que usar la pantalla táctil es mucho más cómodo pero a la larga he descubierto que es mucho más cómodo usar el mando. Como punto malo añadiría que en ocasiones el rotulador en la pantalla táctil es un poco impreciso. Sobre todo cuando tienes que reaccionar de forma rápida, ya sea porque tienes que acabar con unos enemigos o porque se ha activado el «tiempo bala» y tenemos que reaccionar rápidamente para que Max sobreviva.

El ritmo de juego y la dificultad a mi parecer es un poco dispar. El comienzo tiene una curva de aprendizaje bastante buena pero conforme vamos avanzando vamos a tener momentos en los que va a requerir saltos muy precisos y que de no conseguirlo vamos a tener que repetir en varias ocasiones. Pero esto acaba haciendo en parte más interesante el juego, así como el cambio entre los momentos de hacer puzles y tener que huir en persecuciones. Y, si os preocupa mucho morir no hay problema, ya que vamos a tener bastantes puntos de control.

Escenarios bastante diversos

El juego presenta un estilo bastante característico que hará que sea llamativo sobre todo para el público más joven. Los escenarios son de lo más variados y coloridos. Incluso tenemos algunos en lo que juegan con la luz y vamos a tener que atravesar una cueva prácticamente a oscuras. Tras probarlo tanto en modo portátil como en el dock aunque se adapta perfectamente creo que se disfruta mucho más en la televisión. Sobre todo cuando tienes que descubrir los puntos con los que puedes interactuar.

La banda sonora puede pasar un poco desapercibida pero aún así encaja con los diferentes entornos. El doblaje me ha parecido correcto y dónde podría alguna pega sería en los subtitulos que, además de que hay veces que no concuerda con lo que ha dicho el personaje, en alguna ocasión el personaje habla y no aparecen dichos subtítulos.

Positivo

  • El diseño de algunos puzles está muy bien
  • Estética bastante llamativa

Negativo

  • Nos puede resultar corto
  • Se le podría haber sacado más partido a la historia

Resumen

Max: The Curse of Brotherhood es relativamente corto ya que se puede completar en unas 6 u 8 horas, dependiendo de si quieres conseguirlo todo o no, y con una dificultad media-baja. Es entretenido y, aunque tiene algunos momentos un poco desesperantes, nos dejará con satisfacción cuando consigamos superarlos. No presenta nada nuevo en lo que respecta a sus versiones anteriores pero si lo que buscas es un juego de este tipo entonces ésta es tu mejor opción.

7

Notable