Análisis – Prinny 1•2: Exploded and Reloaded

Análisis SWITCH
7.5

Notable

Este mes de octubre está lleno de lanzamiento interesantes y del primero que os vamos a hablar es de Prinny 1•2: Exploded and Reloaded. Este título incluye las dos entregas que salieron para PSP de los pingüinos más queridos de NIS, pero siempre que lo compréis en formato físico. Todos aquellos amantes de lo digital tendréis que haceros con ambos por separado.

Tuve la oportunidad de jugar a ambos títulos, en mi olvidada ya PSP, por lo que volver a jugarlos es volver hacia atrás en el tiempo. Lo que no recordaba es el sufrimiento que era jugarlos y de las veces que tuve que controlarme para no lanzar la consola por la ventana. ¿Mi experiencia como jugador habrá ayudado en esta ocasión y habré sido capaz de completar ambos títulos?

Dos son mejor que uno

Si en algo destaca tanto Disgaea como en estos spin-off de la saga es el humor. Ambos títulos, que vuelven a llegarnos solo en inglés, son muy divertidos. En la primera de las entregas, Prinny: Can I Really Be The Hero?, tendremos que cumplir el deseo de nuestra jefe Etna: conseguir el postre definitivo o postre perfecto. En esa búsqueda conoceremos a una serie de personajes bastante peculiares que nos irán dándo los ingredientes. ¿conseguirán nuestros “héroes” conseguir todos los ingredientes?, ¿estará la maestra Etna contenta con el resultado? Y lo más importante, ¿quedará algún Prinny vivo?

La segunda entrega, Prinny 2: Dawn of Operation Panties, Dood!, sigue la misma línea que el primero pero ahora un mal mayor ha ocurrido. La maestra Etna está muy enfadada y amenaza una vez más con erradicar a todos los Prinny si no consiguen recuperar lo que le ha sido robado…. ¡Sus braguitas! Un malvado ladrón ha robado las braguitas que habían tendido los Prinnys. De nuevo nuestros héroes se pondrán a buscar por todas partes y volverán a sacarnos más de una risa.

Y por último, y no por ello menos importante, en el segundo juego tenemos como un segundo modo de juego, Asagi Wars, una vez acabemos la historia principal. Durante este tomamos el papel de Asagi, una chica que tras un incidente se transforma en un Prinny. Pero a diferencia de los de la aventura principal, ella posee un diferente arsenal como un lanzallamas. Lo rápido que habríamos acabado las otras entregas con un arma como esa. Que duro es ser un Prinny vulgar…

Si estás esperando contenido extra de estas versiones siento deciros que no. Podrían haber aprovechado para incluir algo de contenido extra y es que al final es solo un simple port de la versión de PSP. No quiere decir que sea malo, ya que se disfrutan de nuevo mucho, pero se agradece que, volver a resurgir a la vida ciertos juegos, lo hagan con un incentivo más allá de comprarlo si no lo tenías.

1000 Prinnies = 1000 oportunidades

1000 oportunidades

La tarea que nos ha encomendado Etna puede ser absurdamente fácil en ambos juegos. Pero que pueda parecerlo no significa que lo sea. Es por ello que tenemos 1000 Prinny que se jugarán la vida, literalmente, para llevarla a cabo. Pueden parecer demasiadas oportunidades, pero, ¿lo son realmente? Pensadlo de otra manera, ¿si el juego nos ofrece tantas vidas que motivo oculto hay detrás? Todo es debido a la dificultad.

Si sois el tipo de jugador con poca paciencia entonces es mejor que os alejéis de esta saga. Su primera entrega tiene dos dificultades (Standard y Hell’s Finest) y la segunda tiene uno más Baby, Standard y Hell’s Finest. Si nos ha costado acabar el juego no me quiero imaginar la gente que lo consigue en la máxima. Elegir una u otra solo influye en vuestra forma de sufrir en el juego, por lo que es recomendable elegir en la que os sintáis más cómodos y disfrutar.

Dado que son independientes os recomendaría, por la salud de vuestro corazón, empezar por la segunda entrega. Os ayudará a familiarizaros con el juego y si elegís el modo de dificultad Baby podéis ver como de malignos son los niveles. Aunque se llame así la dificultad el juego sigue siendo puñetera. Como diferencia respecto a los otros niveles es que tenemos tres toques de vida, los escenarios tienen bloques para evitar que nos caigamos fácilmente al vacío, los enemigos necesitan menos golpes para morir o incluso podamos recoger algún pañal para poder recibir algún golpe más de los enemigos.

A pesar de todo esto y de los años jugando a otros títulos, dónde la precisión era muy importante, os puedo asegurar que estos con diferencia me han vuelto a sacar de quicio en más de una ocasión. He necesitado mucha fuerza de voluntad para no lanzar la Nintendo Switch por los aires en aquellas fases dónde he perdido más de 100 vidas.

Sobre todo, cuanto más avanzamos en el juego y más van subiendo la dificultad de las fases. Cada fase cuando comenzamos tiene unas estrellas de dificultad que se van incrementando conforme completamos los niveles. Es por ellos que es importante observarlo e ir por aquellos en el orden que creamos oportuno. Si algo tiene curioso es que el aumento de esta dificultad implica también un cambio de diseño en el escenario. Por lo que, si queremos ver como es un escenario en su totalidad implicaría pasarse el juego varias veces para poder verlo en sus diferentes estrellas.

¿De verdad se pueden completar? Se puede, con paciencia y mucha práctica, pero se puede. Gracias a que se puede guardar la partida, podemos pasar tiempo haciendo niveles y practicando para llegar con la mayor cantidad de Prinny posibles, ya que habrá fases que veremos bajar el contador muy rápido. Con la práctica podemos ver cual es la mejor manera de afrontar un nivel, cuando saltar, e incluso descubrir los puntos débiles de los jefes.

prinnys muriendo(Un minuto de silencio por todos los pequeñines que murieron en mi partida)

Joven Prinny ten cuidado con lo que haces

La jugabilidad de estos dos juegos es bastante peculiar a pesar de ser un plataformas. Están pensados para que juguemos con calma, pero con cierta prisa. Cada nivel tiene un tiempo límite para que lleguemos hasta el jefe, por lo que tenemos que saber medir los saltos y dominar el control.

A diferencia de otros juegos, en esta ocasión y lo que más nos puede chocar al principio, es el tema de los saltos. Cuando nuestro Prinny dice que va a saltar lo hace sabiendo que el resultado no puede ser el mejor y no hay mucho que podamos hacer por remediarlo. Que quiere decir, que no podemos corregir mucho nuestra trayectoria una vez estamos en el aire. Y lo que es peor, habrá momentos en los que tendremos que saltar hacia plataformas en las que nos espera un enemigo, y si no somos capaces de golpearles bien, el enemigo nos dañará y nos echará hacia atrás.

Si saltar y golpear con el culo al bajar serán nuestros movimientos principales, también lo serán las dos espadas que lleva nuestro Prinny. Por ello es importante saltar sobre los enemigos para aturdirlos y luego golpearles con ellas. Machacar el botón será de bastante utilidad ya que en muchas ocasiones podrá suponer nuestra victoria en los últimos segundos.

Hasta aquí, en ambos títulos, es exactamente igual. La diferencia está en que en la segunda aventura nuestro personaje puede entrar en modo Break. Hay varias formas de entrar en este estado: golpeando a ciertos carteles que tienen esto escrito, encadenando combos (básicamente saltando sobre los enemigos y golpeándolos) o por ejemplo en el modo Baby activando los puntos de control.

Los puntos de control van a ser vuestros mejores amigos y vais a llorar en ciertos niveles cuando lleguéis hasta uno de ellos. Es cierto también, que, a pesar de ser unos títulos bastante crueles con el jugador, también es muy gratificante cuando somos capaces de superar lo que los desarrolladores han querido.

En lo que respecta a niveles no hay mucha diferencia entre ambos, aunque diría que en Prinny 2 los niveles son más llamativos visualmente. Así como también podemos encontrar algunos niveles “acuáticos”. Lo pongo entre comillas porque realmente no hay mucha diferencia entre un nivel acuático y uno que no. Los enemigos es cierto que van flotando, pero nuestro Prinny seguirá sufriendo por saltar en la plataforma correcta.

Sin mejorar mucho respecto a los originales

Tanto en Prinny: Can I Really Be The Hero? como en Prinny 2: Dawn of Operation Panties, Dood! no se ha notado mucha mejora respecto a lo que pudimos ver en su lanzamiento en PSP. Algunos de los gráficos incluso los vamos a notar un poco borrosos independientemente de que lo veamos en una televisión o en la pantalla de la Nintendo Swich. En lo que respecta al rendimiento no hay queja alguna, todo se puede ver a la perfección en tanto en la consola como en la televisión. Incluso no se han apreciado bajada de frames en aquellos momentos que hemos podido estar rodeados de enemigos y todo estaba lleno de animaciones.

Si comparamos ambas entregas se podría decir que está mucho mejor el segundo. Los escenarios van a estar más detallados e incluso los enemigos y NPC están un poco más trabajado. Sin embargo, y como es normal, se nota que han reciclado algunos gráficos, así como animaciones.

Dado que estamos en un juego, dónde predomina el ensayo y el error, es importante que a nivel sonoro sea lo más ameno posible. Podría decir que ninguna de ellas es muy memorable, y es que a pesar de haber jugado muchas horas a ambos títulos, no sería capaz de tararearos ninguna de ellas. Lo que si nos ha gustado mucho ha sido el doblaje del juego, el cual podemos variar entre inglés y japonés. Os recomendaríamos ponerlas en japonés ya que dada las situaciones que ocurren hace que ambiente mucho mejor la situación.

Resumen

Prinny 1•2: Exploded and Reloaded llega a Nintendo Switch para que tanto aquellos que no conocen a estos peculiares personajes como los fans puedan volver a disfrutar. Ambos títulos son juego pensados para un público determinado, aquellos que les gusten las plataformas difíciles. Mi recomendación es que los probéis antes si podéis o que veáis un vídeo para ver si se adecua a lo que buscáis. Es cierto, que con perseverancia todo se puede conseguir, pero la paciencia es muy importante y se pierde fácilmente. Al ser dos entregas vais a tener juego para rato, unas 16 horas como mínimo que pueden ir a más en función de nuestra habilidad, así como poder rejugarlos. Aunque, si ya los teníais en PSP, no os recomendaría volver a comprarlos ya que no aporta nada nuevo este recopilatorio.

7.5

Notable

X