Análisis – Reverie Sweet as Edition

Análisis SWITCH
6.5

Bueno

Desde hace unas semanas tenemos Reverie Sweet as Edition en la eShop, un juego de aventuras desarrollado por Rainbite que salió originalmente en PlayStation Vita y PlayStation 4 el año pasado. La versión que ahora nos llega en Nintendo Switch es una versión que contiene nuevos añadidos como una nueva dificultad o un nuevo minijuego.

Buscando los misterios de Toromi Island

Lo que iba siendo un viaje común para ver a sus abuelos acaba por convertirse en toda una aventura para Tai. Sobre la isla a la que va hay una leyenda sobre Heke, y sus tres hermanos. La cual cuenta que, por tenerle envidia a Heke, los hermanos de este los arrojaron al mar. Heke en venganza los maldijo para que sus almas siempre vagaran por Toromi Island, ¿cuánto de verdad hay en la leyenda? Eso es lo que querrá descubrir nuestro protagonista.

La trama, que está inspirada en la leyenda de Maui y el Pez Gigante, es bastante simple, y acaba quedando en un segundo plano, ya que no vamos a encontrar NPCs por nuestro camino que nos amplíen la historia, salvo cuando acabemos con los enemigos principales. Como consejo os recomiendo esperar a que terminen los créditos ya que veréis que se puede hacer a continuación. Además, si os habíais dejado algo por conseguir ahora es una buena oportunidad.

Acción sin pausas

Estamos en un juego de aventuras y acción, en el cual nuestro objetivo es derrotar a los espíritus de la leyenda para apaciguarlos y devolverle la paz a Toromi Island. Vamos a tener un mapa dividido en diferentes zonas, en las cuales van a estar situadas las diferentes mazmorras (tenemos unas seis mazmorras).

Cada una cuenta con diferentes puzles, en los que vamos a poder encontrar el mapa de la mazmorra, llaves, objetos, trampas y sobre todo enemigos que intentarán fastidiarnos un poco. Algo que me ha gustado es que cada vez las mazmorras van siendo más largas, lo cual no permite alargar un poco más la experiencia, y tener que hacer uso de los portales, en el caso de que muramos, para así continuar lo más cerca posible de dónde hemos muerto.

Por lo general en cada mazmorra vamos a tener un pequeño jefe, y luego uno de los espíritus a derrotar. Solo haciendo esto se nos puede hacer el juego bastante corto y simple, pero podemos alargarlo un poco más si tratamos de conseguir los objetos coleccionables.

Uno de estos coleccionables son las plumas y tenemos un total 20 diferentes. Para conseguirlas tenemos diferentes posibilidades, ya que algunas se pueden conseguir llegando a una zona determinada del mapa, y otras gracias a diferentes desafíos o minijuegos (¿quién no quiere competir contra un microondas por una pluma?) Por otro lado, también tenemos trofeos internos, no sirve para nada, salvo para que podamos decir que lo hemos conseguido y claro, para exprimir el juego al máximo.

Al tratarse de un juego de acción, en las zonas que no sean la ciudad, podemos ir golpeando y rompiendo todo lo que podamos. Romper las cosas suele tener su recompensa como porciones de pizza para recuperar salud o monedas. Estas monedas también se pueden conseguir acabando con los enemigos, por lo que, si queréis comprar objetos de salud (patatas o refrescos), o jugar a la recreativa que hay en Harikoa las necesitaréis. Y no os preocupéis mucho por gastar estas monedas ya que se pueden conseguir con facilidad. Lo que no me ha terminado de convencer es que el límite de monedas sean 200, y que esta cantidad que podemos llevar, no pueda ser ampliada.

Combinando estilos y géneros

Para aquellos que vean por primera vez el juego veréis que tiene una estética minimalista y que os puede recordar a juegos como Earthbound por ejemplo. Y si nos fijamos en su jugabilidad podría equipararse a un clásico juego de la saga Zelda. Presenta sobre todo escenarios amplios, con bastantes detalles, y sobre todo con cosas ocultas para incitarnos a explorar. Aunque la exploración se nos va a quedar corta, ya que el mapa no es muy grande. Dónde podría pegas es en la transición entre mapas, que me parece un poco lenta y poco fluida.

Los enemigos por lo general son variados y no llegan a agobiar, excepto en determinada zona del juego, en la que, si no somos lo suficiente hábiles o tenemos objetos de salud, es muy probable que acabemos muriendo. De hecho, la curva de dificultad es bastante buena, pero para aquellos que le parezca sencillo el juego pueden jugarlo en una dificultad nueva que han añadido en esta versión.

Aunque el juego ha llegado a bastantes plataformas en esta ocasión hemos podido probar su versión para Nintendo Switch. En el modo portátil el juego se ve espectacular y funciona sin problemas. Sin embargo, cuando pasamos al modo dock tenemos el problema de que, si estamos cerca de la pantalla o televisor, nos costará leer un poco los diálogos del juego.

La banda sonora no destaca, pero tampoco pasa desapercibida. Tiene melodías bastante diferenciadas, y algunas de ellas son algo pegadizas. Algo que llama la atención ha sido la elección de los efectos sonoros, algunos de ellos acertados y otros quizás no tanto como algunos enemigos.

Positivo

  • Su estilo visual, además de llamativo, está bastante cuidado
  • Sin duda la mejor versión del juego, no solo por sus nuevos añadidos, si también por portabilidad gracias a Nintendo Switch

Negativo

  • En pantallas grandes puede costar leer el texto del juego

Resumen

Reverie: Sweet as edition es un juego de acción simple que no nos llevará mucho tiempo completar. Esta versión viene con nuevos añadidos, como una nueva dificultad, nuevos minijuegos y la posibilidad de tener un acceso rápido a los objetos que podemos usar. Si ya tenías cualquiera otra versión no merece la pena, pero si es vuestra primera vez os recomiendo que lo probéis.

6.5

Bueno