Análisis – Ys: Memories of Celceta

Análisis PC PS VITA
8

Notable

El chico pelirrojo tan carismático de la saga Ys vuelve este año en Ys: Memories of Celceta para PlayStation 4. Esta entrega, desarrollada por Nihon Falcom, salió originalmente en PlayStation Vita en 2012 y no fue hasta 2014 que lo disfrutaríamos en Europa. Aunque ya pudimos disfrutar esta versión remasterizada, de la cual vamos a hablar, en PC desde el año pasado.

Para los que no conozcan la serie Ys lleva con nosotros desde el 1987 y desde entonces ha habido 16 entregas (contando Ys IX: Monstrum Noxen que aún no ha llegado a nuestro país) en las cuales nuestro protagonista tiene la mala suerte de perder la memoria. Obligando al jugador a interesarse por los acontecimientos que han provocado dicha pérdida y ver los misterios que aguarda el lugar en el que está Adol Christin.

Llegando a Celceta

Aunque se podría decir que cada juego de la saga Ys es independiente y no hace falta haber jugado a los anteriores, Ys: Memories of Celceta, tiene lugar un año después de los acontecimientos de Ys II y casi un año antes de los acontecimientos de Ys: The Oath en Felghana.

Veremos como el protagonista, Adol, llega a la ciudad de Casnan en mal estado y aparentemente no recuerda nada excepto su nombre. Es allí mismo cuando conocerá a Duren, el que será su nuevo amigo y que lo ayudará a recuperar sus recuerdos. Ambos se verán envueltos en una serie de problemas mientras llevan a cabo la tarea de explorar Celceta e intentar recuperar los recuerdos de Adol.

Y mientras lo intentamos conoceremos a gente que se volverá importante para nosotros, que nos irán proporcionando información acerca de qué hacía Adol en esas tierras y que serán claves para comprender que le ocurrió.

La trama de la historia sigue muy en la línea de los juegos anteriores, aunque diría que un poco más floja. Quizás en parte se deba a que es una reinvención a los sucesos ocurridos en Ys IV: Mask of the Sun e Ys IV: Dawn of Ys. Desde el principio vamos a ir intuyendo ciertos giros de la historia y se puede notar que avanza demasiado rápido en los últimos compases del juego. Esto hace que no podamos profundizar en ciertos personajes o que incluso el final pueda ser demasiado abrupto. Aun así, no digo que sea mala ya que ha habido bastantes ocasiones que me han mantenido con intriga, pero si la comparamos por ejemplo con YS VIII: Lacrimosa of Dana, no está tan bien.

¡Combates dinámicos!

Si en algo se caracteriza la saga Ys, además de por su protagonista, es por su sistema de combate y por la exploración de mapas, por lo general, bastante grandes. Ambos aspectos son adictivos, y es que tener la sensación casi constante de avance es algo de agradecer.

El sistema de batalla es algo que ha ido evolucionando a lo largo de la saga, y en este caso se trata de una evolución de lo que ya encontramos en Ys Seven. Aunque solo vamos a poder controlar las acciones de uno de nuestros personajes podemos tener hasta dos compañeros adicionales. Cada uno de estos compañeros tiene como un rol o tipo. Es decir, según su tipo de arma será más o menos efectivo contra ciertos enemigos. Y habrá que aprovechar, siempre que podamos, las debilidades enemigas.

Nuestros personajes poseen ataques básicos, habilidades y habilidades especiales. Todo esto hará que los combates sean bastante dinámicos y divertidos. Puede que en normal el juego os resulto sencillo, y por lo general se base todo en machacar botones, pero en dificultades más altas nos obligará a pensar más en qué habilidades usar, cuando usar una habilidad especial y sobre todo hacer movimientos especiales (Flash Guard y Flash Move).

Las habilidades son bastante variadas y cada personaje tendrá las suyas. Tenemos habilidades que harán mucho daño, otras que nos pueden otorgar defensa e incluso otras que otorgarán estados negativos a los enemigos. Al principio comenzaremos con muy pocas, pero a medida que subamos de nivel y usemos las habilidades conseguiremos nuevas para los personajes. De hecho, si queremos que ciertas habilidades sean más efectivas deberemos usarlas muchas veces para que estas suban de nivel.

Si nos cuesta avanzar, porque los enemigos sean demasiado duros, también podemos mejorar nuestras armas y equipo. Para ello solo necesitamos encontrar a nuestro herrero más cercano, tener dinero y sobre todo los materiales para conseguirlo. Otra opción sería realizar misiones secundarias, algunas son bastante simples de resolver y por lo tanto buena opción para conseguir dinero. Es recomendable revisitar las zonas siempre que podamos, o que haya ocurrido un avance en la historia, ya que algunas misiones secundarias son perdibles.

Volvemos a ser cartógrafos

Comentábamos que la exploración de los mapas era una de las características de la saga y que llega a ser bastante viciante. Aunque estamos en un mundo abierto no vamos a poder recorrerlo todo desde el principio. El propio juego nos irá limitando las zonas que podemos visitar y de esta forma intentar recorrer todos los rincones lo mejor posible. Para poder progresar por el mapa, muchas de las veces nos obligarán a avanzar en la historia principal y otras veces dependerá de que tengamos los artefactos oportunos.

Hay bastante artefactos que iremos consiguiendo en las mazmorras, estos otorgarán al grupo nuevas mejoras, como poder bucear o eliminar rocas que bloquean el camino. El único problema que tienen es que solo vamos a poder tener uno activo, por lo que nos obligará a menudo a entrar en el menú y tener que cambiar.

Renovando características

Teniendo en cuenta de que el juego se lanzó en PlayStation Vita el salto a PC y a PlayStation 4 le ha sentado bastante bien al juego. Debido a las limitaciones de la consola original, aunque disponemos de gráficos mejorados, los escenarios se sienten un poco pobres y texturas no muy buenas (han sido suavizadas). Y lo mismo podemos notar con los modelados de los personajes y las animaciones. Pero, si algo hay que agradecer es su rendimiento, el cual es bastante fluido y no se ha notado que haya caída de frames.

Aunque ha habido bastantes cambios para mejorar el juego a la hora de traerlo a las consolas actuales, su música ha sido algo que no ha sufrido modificaciones. Tenemos melodías sobre todo bastante animadas y que nos invitan a seguir luchando y derrotar a todos los enemigos que pillemos. Sobre todo, se hace amena mientras exploramos el mapa de Celceta. Así como añadidos tenemos que podemos elegir las voces del juego entre inglés y japonés, pero sus textos siguen estando solo en inglés.

Resumen

Ys: Memories of Celceta es un juego bastante divertido y que seguro que vais a disfrutar. Si queréis iniciaros en la saga no lo considero mala opción, pero sí que no lo recomendaría si ya lo tenéis en otras plataformas, ya que realmente, salvo sus gráficos mejorados y los ajustes en la jugabilidad no hay realmente novedades.

8

Notable

X