Análisis – Undernauts: Labyrinth of Yomi

Análisis
8.5

Notable

Hace ya un tiempo que tenemos disponible tanto para PlayStation 4, Nintendo Switch como para PC, Undernauts: Labyrinth of Yomi, último juego de Experience, compañía japonesa especializada en RPGs de mazmorra, como el que tenemos hoy aquí. Os puede sonar la empresa desarrolladora ya que no es el primer juego que traemos a analizar en esta página, en este enlace podéis ver nuestro análisis de Demon Gaze II, y de Stranger of Sword City, dos de sus obras más conocidas en Occidente.

El origen de los desconocido

El título empieza directamente a contarnos sobre el eje principal de la historia. La aparición repentina de una estructura gigantesca en el Tokio de 1979. El gobierno envía a equipos a investigar la misteriosa caja. Nosotros, seleccionados para unirnos a un grupo de elite bajo el liderazgo de Cassandra, la líder de nuestra compañía. Tras un primer acercamiento muy, pero que muy desafortunado en las minas del lugar, nos encontramos teniendo que volver a nuestra base para informar de la masacre del resto del equipo. Una desgracia, si, pero no queda otra más que volver de nuevo con más compañeros a terminar el trabajo que hemos venido a hacer.

Desde este momento nos iremos encontrando con personajes que nos “ayudarán” en nuestro avance por esta misteriosa cárcel de monstruos y trampas (aunque más que nada por que hay que salir de ella con vida, que si no, ni nos ayudaban). Hay que dejar claro que únicamente tenemos disponibles los textos en inglés, por lo que debemos entender lo básico si queremos sobrevivir por las mazmorras.

El avanzar en la historia en ocasiones puede ser algo “confuso”, aunque disponemos de un listado de objetivos. Nos tocarán muchas horas explorando y descubriendo caminos, abriendo atajos y descubriendo y realizando misiones secundarias. Las mazmorras están conectadas en varios pisos y partes, y claramente podemos distinguir los diferentes lugares que visitaremos dentro de la estructura, de lo más variopintos, no os dejéis guiar simplemente por las imágenes del análisis tomadas en la mina, pero no quiero hacer spoiler y dejaros sin sorpresas al jugar. La calidad de la historia se mantiene justa para que nos sirva de excusa e interés para seguir jugando. Sin ser demasiado innovadora está muy bien ambientada y resulta más que complaciente explorar su mundo.

De todo un poco

Como hemos mencionado, tendremos que contar con nuevos compañeros para proseguir la historia, cosa que haremos al comienzo del juego. Desde nuestra base podremos “contratar” a nuestros mercenarios a nuestro gusto, eligiendo aspecto, profesión, bonuses de parámetros, y trasfondo (esto último no es más que una decoración rolera, no tiene ningún otro uso dentro del juego). Nuestro equipo, contándonos a nosotros, será de seis miembros, tres irán en la parte frontal de las batallas y los restantes en la retaguardia.

Teniendo esto en mente y con las profesiones que nos dejan elegir no será muy difícil elegir un buen equilibrio. Tenemos desde guerreros cuerpo a cuerpo o a distancia, hasta defensores, y magos tantos de curación como de daño. La variedad de elección es muy correcta, y nos deja libertad para formar una compañía más que valida, así como generarnos nuestros propios retos (todos de una misma profesión por ejemplo), en nuestra mano queda ponernos limitaciones para hacerlo más “interesante” (solo recomendable para una segunda partida).

Como es de esperar, las habilidades que se pueden aprender depende de la profesión del personaje. Cada vez que subamos de nivel obtendremos un punto de habilidad, así como un punto a elegir en el parámetro que queramos. Aunque también podemos obtener puntos de habilidad extras a través del uso de objetos. Podemos gastarlos en cualquier momento desde el menú y no siempre tendremos accesibles todas las habilidades desde el principio de la partida, algunas necesitarán que estemos en cierto nivel para poder aprenderlas.

Una paradita a recuperarnos

En nuestra base de operaciones podemos hacer lo típico en un RPG, y más de este sub-género. Además de, como hemos mencionado: administrar nuestro grupo de mercenarios (contratar nuevos, despedirlos, etc), podemos cambiarles el oficio así como, cuando llegue el momento, ascenderlos, pudiendo especializarlos en su oficio, mejorando la selección de habilidades de su rol, o ascenderlos a un rol más “general” que nos permita más versatilidad respecto a otros oficios y permitir usar habilidades de otros.

Otro de los puntos más importantes de Undernauts: Labyrinth of Yomi es la creación de objetos y equipación. Una vez activemos un reactor en nuestra base, se nos permite la adquisición (a cambio de unos “puntos”) de herramientas para poder avanzar a lo largo de las mazmorras: crear puertas, escaleras, puentes, etc. Para obtener estos puntos podemos desmotar la equipación que nos sobre, ya que iremos recibiendo bastante durante nuestra exploración y aniquilación de enemigos. Si bien hay que estar “constantemente” mirando las nuevas adquisiciones de equipo para tener siempre lo mejor y no venderlo sin querer, al obtener nuevos tesoros, nos indicarán si se trata de un nuevo item, o de una versión mejorada de alguno que ya conozcamos.

Los habituales roleros estarán más que acostumbrados a esta manera de reflejar la grandeza de una equipación, y es que con un +X al lado del nombre, podemos ver cómo de mejorado está. En la base podremos mejorarlos a cambio de dinero, aunque hay que tener cuidado con lo clásico: ¿mejoro un equipo “inferior” a +10? (por decir un número, conforme derrotemos jefes, podremos ampliar este límite), o ¿me espero a obtener un objeto de base mejor? Solo la experiencia podrá responder esta pregunta.

Además del grado de rareza de este equipo, existe la calidad del mismo, va desde Bronce a Oro. Esto permite que nos encontremos dos objetos, aparentemente “iguales” (con el mismo nombre), tener propiedades diferentes. Por poner un ejemplo, que la equipación con calidad Oro, tenga un bonus adicional de Constitución +2. En definitiva, hay que ir con cuidado con que objeto desechamos y cual nos equipamos, aunque tampoco hay que obsesionarse mucho, no es que un bonus te vaya a salvar el pellejo en las peores batallas… ¿O sí?

De mazmorreo

Y volviendo al tema de la exploración, tenemos que decir que puede ser algo “agobiante” para algunos jugadores, aunque es algo tristemente típico del género. Los primeros niveles pueden no ser tan confusos, pero conforme vayamos avanzando en la historia, y desbloqueemos las escaleras como herramienta a poner en la mazmorra (en sitios concretos), se nos presentarán múltiples caminos y desviaciones.

¿Y dónde se donde tengo que crear las puertas? Eso es fácil, aunque mecánicamente raro, simplemente deberemos “chocar” contra una pared para que en el minimapa nos aparezca un icono de que se puede crear una puerta, siempre y cuando tengamos el objeto adecuado. Por esta razón, acabaremos chocando como tontos en cada casilla por si acaso hubiera algo, lo que llega a cansar. Aunque bueno, esto lo hacemos nosotros a lo desesperado, normalmente estos atajos y descubrimientos estarán colocados de manera más obvio, al final de un pasillo cerrado por ejemplo.

Y mientras vamos explorando las mazmorras tendremos encuentros aleatorios, pero no tan pesados como pueden ser en este sub-género. Principalmente nos encontraremos en ciertas casillas los encuentros ya preestablecidos, así como poder nosotros mismos colocar dónde queremos un encuentro. Esto facilita la recolección de equipamiento, ya que, dependiendo de en que zona del mapa sea el encuentro/coloquemos la batalla, aparecerán unos enemigos más o menos fuertes, y por tanto con unos objetos tras su derrota diferentes.

Toca hablar del funcionamiento de los combates. Como se ve en las imágenes y hemos comentado anteriormente, nuestro equipo está formado por seis miembros. La batalla se divide en dos grandes y distinguidas partes, la primera donde introducimos las acciones que queremos que realicen cada uno de los integrantes, y la segunda, donde se realizan dichos comandos introducidos anteriormente, atendiendo a la rapidez de cada uno de ellos.

Al igual que otros títulos de la compañía, tenemos la posibilidad de repetir los mismos comandos del turno anterior con darle a un simple botón, así como obviar las animaciones para no tomar tanto tiempo en los combates más insignificantes. Habrá que ir con ojo por que no será sorpresa que dándole con rapidez para acabar el combate antes, veamos (obviamente tarde) que uno de nuestros personajes ha caído en batalla, lo que nos obligará a volver a la base para reanimarlo.

Undernauts Labyrinth of Yomi 20220327103451

Uno de los puntos que hacen único al combate de Undernauts: Labyrinth of Yomi es la existencia de los Switch-Boosts. Existen tres tipos: uno para que no nos cueste nada el uso de habilidades ese turno, otro para reducir bastante el daño recibido dicho turno así como la negación de cualquier estado alterado en nuestro aliados, y un tercero para mejorar la velocidad, puntería y evasión así como poder obtener un cofre raro del enemigo si lo derrotamos en ese turno. Como veis, son ventajas muy jugosas, pero no podrán usarse todos los turnos, cada vez que usemos uno podemos o: usar alguno de los restantes, o usar el turno para recargar el último que se gastase. Necesitaremos dominar este sistema para facilitarnos bastante la vida en los enfrentamientos contra los jefes.

Estética pura y dura

El apartado artístico de Experience suele denotar cierto grado de perfeccionismo y elaboración (sobre todo los juegos “menos anime”). Como se ven en las imágenes, el tipo de ilustraciones adultas y crudas no dejan de asombrarnos durante toda la aventura. Transmite a la perfección la ambientación tan desesperante y distópica que presenta. La música, que no sabría encasillarla en un género en concreto, juega con los metales, pianos, coros y sonidos ambiente para que nos inunde esa sensación de soledad que existe dentro de las mazmorras. Maravillosa y rara a la vez.

Positivo

  • El apartado artístico brilla por si solo
  • El acompañamiento de una música que solo hace más que sumar a la ambientación
  • El gratificante desarrollo de personajes y equipación, nos mantendrá a: ¡una batalla más!

Negativo

  • Siguen sin venir en español los juegos de Experience :(
  • Faltan algunas funcionalidades para hacer más cómoda la navegación al jugador

Resumen

Undernauts: Labyrinth of Yomi es un título muy interesante para dar un primer paso en el género, supone un reto en ocasiones y dependiendo de la paciencia del jugador. El juego ofrece facilidades para avanzar sin muchas pegas (no como en títulos anteriores que si fueron menos amables con el jugador). Experience va aprendiendo de cómo tirar de las palancas para entregarnos un dungeon-crawler en primer persona con buen acabado, y si es verdad que quedan cosas por pulir, es muy disfrutable. Con una duración del título tan extensa como es, resulta un buen título para ir avanzando diariamente poco a poco y tomárnoslo con calma.

8.5

Notable

X